El paraíso del buen comer para los amantes de las motos está en Arganda del Rey. El rugido de las famosas Harley Davidson se mezcla con el crepitar a fuego lento de su famoso entrecot.