Dejar un trabajo en la banca, reconvertir un antiguo local de Kebabs y montar una taberna en la que se sirve comida propia de un restaurante a un precio muy jugoso. Desde luego,la Taberna del Chato de Madrid tiene un halo de originalidad del que no todos pueden presumir.