En pocos sitios se come una perdiz a la toledana tan auténtica como en Los cigarrales, que en Toledo son fincas señoriales de recreo y en Madrid es el restaurante de Valeriano Fernández. Un auténtico embajador de la gastronomía tierra que dejó hace ahora medio siglo, en el puente de Toledo, justo en el lugar donde estuvo el cine Praga. Hoy saboreamos el éxito que ha cosechado Valeriano, un toledano en Madrid.