Ya lo decía Hipócrates: el ayuno cura, el ayuno, previene. En EEUU la imagen de la gente tomando café, mientras camina por la calle, se solapa con la de los que beben litros de frutas y verduras los días que apuestan por hacer dieta depurativa.