Si en algo somos expertos los madrileños es en tradiciones. Somos castizos todos los días del año pero, en esta época tan especial, Madrid se viste con los colores de la Navidad. Y, como no podía ser de otra manera, aquí hacemos las cosas con nuestro propio estilo.