La inspiración en recetas tradicionales de madres y abuelas que evoluciona hasta una cocina propia y de vanguardia es la máxima de Lúa, restaurante que consiguió su primera estrella Michelín el pasado mes de noviembre.